sitges

Fuera de Onda 2010-2016

En efecto. Esto es un adiós. El blog quedará aquí como reflejo de todas las tonterías que escribí en una época concreta, pero esta es la última vez que se actualiza.

A partir de ahora, mas que seguir escribiendo, VOLVERE a escribir en http://laondaescalofriante.wordpress.com donde si os apetece, podréis volver a leerme, si tenéis los permisos de lector beta, pidiéndome registro.

Han pasado dos años desde la última actualización. Era TAN PERFECTO el hecho de que algo tan inspirador como Magical Girl fuese finalmente reconocido por la crítica de este país, que no quise taparla con ninguna otra cosa, porque para mi, es lo más importante que ha ocurrido en el cine español, jamás. Un auténtico cuento de hadas y una luz en la oscuridad.

Mas de tres años han pasado también de aquel Desde el Infierno donde aprendí muchas cosas y no solo en el terreno de la experiencia de rodaje, sino en el de las relaciones personales. Mucho bueno y también bastante de lo amargo, inevitable, me temo, cuando intervienen otros intereses que poco tienen que ver con el arte de contar cosas con imágenes. En realidad si soy o no mas sabia después de aquello, es relativo, pero lo que es seguro es que soy mas vieja y estoy, definitivamente, mas cansada.

Han pasado cuatro años desde que nos dejó a los 87 años, un cineasta en apariencia excéntrico y al mismo tiempo el más lúcido que conocí. Cirilo me demostró que LA HISTORIA ES LO ÚNICO QUE IMPORTA (y contarla bien) y si acaso algo esta por encima son las personas, no los detalles como el dinero, la edad o la formación académica que no importan lo más mínimo cuando se quiere DE VERDAD crear algo. También demostró, no solo a mí,  que se puede mover a un equipo de 30 personas sin apenas más esfuerzo y más promesa que la de pasar un rato inolvidable. Sin él, ahora probablemente ni estaría pensando en publicar lo que escribo (ni mucho menos filmarlo), donde quiera que esté, GRACIAS INFINITAS por abrirme los ojos.

Gracias a todos los que me leyeron y me comentaron. Gracias a twitter cuando no era el festival de la pataleta, allá en 2010. Gracias al ya desaparecido Focoforo por acogerme y algunas personas que conocí allí (aún a día de hoy me dan la vida de vez en cuando). Gracias al festival de SITGES siempre, si no pasa nada raro, este año lo volvemos a dar todo. Gracias a Carlos Vermut por EXISTIR, aunque no hiciese cine y se dedicara a plantar alcachofas mutantes en Okinawa le querría igual. Gracias a Mikel Knao, donde quiera que se encuentre ahora. Gracias a Nacho Vigalondo, porque aparte de ser de lo poco que sigue valiendo la pena en ese (esto lo he dicho ya) festival de la pataleta que es twitter, su último post en El País sigue enlazando a este blog, me siguen llegando visitas de ahí y me parece alucinante porque en breve este será otro BLOG MUERTO ENLAZANDO A UN BLOG MUERTO y hemos creado el Zombi Blog sin saberlo.

Y ya, lo dejo aquí que son las tantas… HASTA SIEMPRE :`)

Another Earth, la mirada del otro somos nosotros

 “Imagina por un momento que tenías un sueño y estuviste a punto de tocarlo. Imagina que experimentaste la libertad y que en tu curiosidad infinita te sentías capaz de mirar cara a cara al universo. Imagina ahora que en la alegría de la fiesta, en medio de toda esa euforia sucede algo inesperado, un instante que lo cambia todo y hace desaparecer esa proyección, tu vida tal como la conocías, se esfuma. Con ella la vida de otras personas que no tenían nada que ver contigo ni con ese sueño que yace ahora, flotando con el resto de motas de polvo brillante, en ese cosmos del que te sentías parte y todo.”

Esto, mas o menos, sería una buena introducción para Another Earth, película que fue proyectada en Sitges 2011, y que si me ha gustado, es quizá, porque es otra de esas películas que nadan en ese caldo de cultivo que es, muchas veces, la ciencia ficción, para diversas historias que tienen como objetivo real ‘colarnos’ cualquier otra cuestión.

Se trata en este caso de un drama bastante introspectivo, que separa dos mundos diferentes, uno con la realidad expresada en aprender de la experiencia, subsanar los errores y aceptar la imperfección, el otro como reflejo ideal de las opciones correctas, de lo que nos gustaría que fuera nuestra vida. Si pensara que Isabel Coixet tiene un seudónimo tendría muchas razones para pensar que se trata de Mike Cahill. Esto lo digo como apreciación personal, podria cambiar esa  fria y húmeda tierra, esos pasillos solitarios por una plataforma petrolifera, a Brit Marling por Sarah Polley y quizá nadie se daria cuenta. O igual si, que sabre yo.

Rhoda, nuestra protagonista, cambia radicalmente su vida y la de una familia a la que no conocía,  justo en el momento en que se descubría un nuevo planeta en una órbita paralela a la tierra, con idénticas características. Como resultado de su fatal error, dos personas pierden la vida y tras pagar a la sociedad con cuatro años de encierro, la chica, emprende la verdadera lucha, esta vez contra su conciencia, contra si misma.

Al mismo tiempo que el nuevo planeta al que llaman Tierra 2, se hace patente, el mundo que conoce sigue plagado de conversaciones intrascendentes, y de vidas que pasan, con mas pena que gloria. Rhoda no olvida sus sueños truncados, pero destila una sensación ajena a todo lo que le queda y las personas que le rodean. Curiosamente vemos a lo largo de la película como esa tierra nueva se acerca, haciéndose mas grande y no acierto a saber, si es de forma metafórica, porque ella se siente cada vez mas lejos de su vida y mas cerca de esa nueva tierra, pero me gusta verlo así.

Por otro lado, ella intenta aligerar parte de su carga de culpa ayudando al superviviente del accidente que provocó, afanándose en reparar el daño causado, pero permaneciendo en el anonimato, amparándose en su deseo de no lastimarle más. Poco a poco, el tiempo que pasa junto a el desata en ella una necesidad imperante de contarle que es la culpable de sus desgracias, liberando así un amor que no puede crecer en el espacio vacío que queda entre la atención que ella le presta y la verdad que él ignora.

Ella debe confiar ciegamente en ese otro mundo, que ya no le es tan desconocido, pues en el momento en el que fueron conscientes de la existencia el uno del otro, se fusionaron, al mismo tiempo que en esa otra tierra 2 sus caminos se bifurcaban. Finalmente, en un completo desinterés por si misma, decide que la solución pasa por reconstruir la ecuación y facilitarle a él la salida de emergencia por la que solo puede pasar uno.

Llegados al final de la película, aún me rondaba una sola pregunta, todavía sin respuesta o mas bien sujeta a interpretación. Si un día nos tuvieramos a nosotros mismos frente a frente…¿que nos diriamos?. 

A mi me gusta el gore…

Lo del título no lo he podido evitarXD me acordé de esta canción, del Chivi -A MI ME GUSTA EL GORE-

Este año tampoco he estado en Sitges (y no por falta de ganas), por tanto no me habría enterado de que existe A Serbian Film de no haber sido por todo el revuelo que se armado alrededor.

En mi caso,  todo empezó con un artículo que leí en el blog que Nacho Vigalondo tiene en El País .ES comentando la tertulia que tuvo lugar en el programa de Concha Campoy,  en la que se discutía sobre si la película había incurrido en delito (es ocasiones parecía que estaban hablando de una película snuff. Yo flipaba, ¡en horario mañanero!).  No le di importancia excesiva, pero después de unas cuantas semanas conviviendo con diversos artículos en twitter y demás, al final me han dado ganas de comentarlo.

Pasando al tema de la película, no voy (ni puedo) opinar sobre una película que ni he visto, ni tengo intención de ver porque se que no va a gustarme por la temática que trata y de la que he leído tanta descripción de escenas (incluido el final) que he perdido toda la curiosidad que en cualquier caso podría tener.  Si hablase de lo que quería o no contar el director de A serbian film o de su calidad técnica o falta de ella, sería bastante estúpido por mi parte, así que no lo voy a hacer.

No obstante si me gustaría comentar sobre lo que ha pasado por ser algo que he visto antes.  Y es la sobrevaloración de lo “prohibido” y la sensación que me queda, tras leer opiniones y reseñas de toda índole  (incluso he llegado a ver gente recogiendo firmas) es que confundimos las cosas, convirtiendo en una película de culto a una que, sin esa provocación, quedaría en un film mediocre o puramente anecdótico.  Francamente, sin todo este asunto de la censura ¿hay alguien que piense que se habría llevado este premio (del público)?, aquí la noticia: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/11/05/paisvasco/1288966768.html

Creo que es bastante coherente pensar que los festivales de cine de terror están dirigidos a personas suficientemente adultas capaces de gustarles (o soportar en mayor o menor medida)  dicho género y no es si no a ellos a quien corresponde el poder de ensalzar una película o conseguir que caiga en el mas absoluto de los olvidos, por eso censurarla me ha parecido como poco una metedura de pata.  De no ser por Concha, sus tertulianos y todas las personas que se echaron las manos a la cabeza (Francamente me gustaría saber que mente obtusa empezó la bola de nieve:S), A Serbian Film nunca habría tenido la repercusión que se le ha dado y lo que me parece mas grave, es que haya traspasado los límites de los festivales mencionados, para llegar a un público que quizá si pueda ser demasiado impresionable. Con la censura “porque si”  se condena a unos espectadores por el hecho de ver o tener curiosidad por cierto tipo de cine y creo que es precisamente la prohibición  la que  provoca esa sensación de “estar haciendo algo malo” que la mayoría ni se habría planteado.  Me parece una tristeza en los tiempos que corren.