malafolla

Old Men doing the CAFRE

Tenemos la imagen idílica del abuelo, con chaqueta de lana, que juega a la petanca, y al mus, se toma su chato de vino, su coñac y se fuma un puro mientras señala con el garrote el horizonte. Ese que le dice al nieto, en escala según la edad: “¿Quieres un caramelíco? (Siempre saca uno de menta o de café, los sabores favoritos de los niños)” , “A tu edad yo ya llevaba veinte años trabajando”…etc.

Abuelos corrientes, que ante la visión de ESTO:

ANTES, TODO ESTO ERA CAMPO.

Siempre exclamarán, mientras señalan una panorámica, con el brazo extendido:

“Antes, todo esto eran huertos.”

Me parece, que ver obras mientras se critica, sigue ganando por goleada a cualquier otro pasatiempo, “Los cimientos no son lo bastante hondos”, “¡La espalda la tienes poco doblá, tú!”, “Así no se hace la mezcla de cemento, pazguato”, “El almuerzo de tupperware, mariconada es”, “En mis tiempos el chusco pan y la barra de chorizo a bocaos, con la bota de vino”, “Doce horas me pasaba yo, de sol a sol (por eso se me ha quedado la cara como un termitero)”. Nos ubicamos.

Pero existe otro mundo, he visto cosas que no creeríais: Hombres arrugados estallando a garrotazos más allá de Svenska, viejos bailando como tocados por un rayo sideral. Todas estas maravillas desaparecerán conmigo como…bueno de momento seguirán en youtube. Pero un día petará. Y yo estaré ahi para verlo y apostillar mi “¿veís? Os lo dije, ¡Os lo dije!”.

Mi ranking on fire geriátrico sería, de mayor a menor grado de malafolla, el siguiente:

Star wars a hostias

Abuela malafolla que odia los gatos

Hasan Baba – super baile (mi favorito)

Abuelos de romería (o a putas, como dirían en el focoforo)

Abuelo contra el río

The abuelos patrios show:

Ramon de pitis o el vanidoso

El niñato del metro de Valencia

Contaba Borges en “El otro”, que un día se encontró consigo mismo, cuando contaba con 70 años de edad y ciertamente aquel muchacho de apenas 20 años, aunque también era él, a la vez, era una persona completamente distinta, de gustos dispersos, a la que no podía engañar, pero con la que casi nada compartía.

La mayoría de los “jóvenes”, ve a los abuelos como extraños y se tiende a pasar de ellos porque están “chochos”, sin reparar en que algún día no tan lejano, nosotros seremos esas personas.  Quizá dependamos del carácter, si se es un malafolla, a garrotazo limpio, si se trata de una persona hiperactiva, a bailar como si no hubiera un mañana, siendo mas consciente que nunca, de que, ay…ya queda menos.