Fuera de Onda 2010-2016

En efecto. Esto es un adiós. El blog quedará aquí como reflejo de todas las tonterías que escribí en una época concreta, pero esta es la última vez que se actualiza.

A partir de ahora, mas que seguir escribiendo, VOLVERE a escribir en http://laondaescalofriante.wordpress.com donde si os apetece, podréis volver a leerme, si tenéis los permisos de lector beta, pidiéndome registro.

Han pasado dos años desde la última actualización. Era TAN PERFECTO el hecho de que algo tan inspirador como Magical Girl fuese finalmente reconocido por la crítica de este país, que no quise taparla con ninguna otra cosa, porque para mi, es lo más importante que ha ocurrido en el cine español, jamás. Un auténtico cuento de hadas y una luz en la oscuridad.

Mas de tres años han pasado también de aquel Desde el Infierno donde aprendí muchas cosas y no solo en el terreno de la experiencia de rodaje, sino en el de las relaciones personales. Mucho bueno y también bastante de lo amargo, inevitable, me temo, cuando intervienen otros intereses que poco tienen que ver con el arte de contar cosas con imágenes. En realidad si soy o no mas sabia después de aquello, es relativo, pero lo que es seguro es que soy mas vieja y estoy, definitivamente, mas cansada.

Han pasado cuatro años desde que nos dejó a los 87 años, un cineasta en apariencia excéntrico y al mismo tiempo el más lúcido que conocí. Cirilo me demostró que LA HISTORIA ES LO ÚNICO QUE IMPORTA (y contarla bien) y si acaso algo esta por encima son las personas, no los detalles como el dinero, la edad o la formación académica que no importan lo más mínimo cuando se quiere DE VERDAD crear algo. También demostró, no solo a mí,  que se puede mover a un equipo de 30 personas sin apenas más esfuerzo y más promesa que la de pasar un rato inolvidable. Sin él, ahora probablemente ni estaría pensando en publicar lo que escribo (ni mucho menos filmarlo), donde quiera que esté, GRACIAS INFINITAS por abrirme los ojos.

Gracias a todos los que me leyeron y me comentaron. Gracias a twitter cuando no era el festival de la pataleta, allá en 2010. Gracias al ya desaparecido Focoforo por acogerme y algunas personas que conocí allí (aún a día de hoy me dan la vida de vez en cuando). Gracias al festival de SITGES siempre, si no pasa nada raro, este año lo volvemos a dar todo. Gracias a Carlos Vermut por EXISTIR, aunque no hiciese cine y se dedicara a plantar alcachofas mutantes en Okinawa le querría igual. Gracias a Mikel Knao, donde quiera que se encuentre ahora. Gracias a Nacho Vigalondo, porque aparte de ser de lo poco que sigue valiendo la pena en ese (esto lo he dicho ya) festival de la pataleta que es twitter, su último post en El País sigue enlazando a este blog, me siguen llegando visitas de ahí y me parece alucinante porque en breve este será otro BLOG MUERTO ENLAZANDO A UN BLOG MUERTO y hemos creado el Zombi Blog sin saberlo.

Y ya, lo dejo aquí que son las tantas… HASTA SIEMPRE :`)

El cine es ilusión

…de eso se trata.

Resucito el blog, desatendido unos meses por sobrecarga de proyectos, estudios y demás, porque quiero hablar de un proyecto que me entusiasma. Ya sabéis, siempre es el CINE, más si se trata de cine de terror, el que mantiene vivo este rincón.

Una servidora además de amar el cine, los tebeos, la cultura pop en general, también es de las que espera el momento de hacer las cosas a la manera de uno, de dejar de mirar desde la barrera y dar el salto a la acción. Y justo ese salto a la acción el que, Luis Endera, esta a punto de dar con “Desde el infierno”, el largometraje basado en el libro homónimo de Enrique Laso, que sera su primera película.

verkami_8bee86b7d968c50aead69fb8a423af1d

Es gracias a estos valientes que saben que si se quedan esperando a que los vientos soplen a su favor o al momento propicio, es posible que no rueden la película, lo que nos salva del pensamiento de que en este país solamente se hacen 5 películas al año.

El Crowdfunding de “Desde el Infierno” necesita de un último empujón, gracias a la aparición de Endera en Territorio Comanche, de Onda Cero (podéis escucharlo aquí: http://www.ondacero.es/audios-online/ ) se logro recaudar 10.000€ en un solo día y, en el momento en el que escribo esto, somos 287 mecenas. No queremos quedarnos sin película o que se pare por los siglos de los siglos esperando una financiación que puede llegar en pequeñas dosis, desde 5€ de nada.

Este es el enlace desde el que podéis apoyar el proyecto,  pero tenéis que hacerlo ya, ¡quedan pocas horas para que termine! 

http://www.verkami.com/projects/4409-desde-el-infierno

Por último a título personal, no puedo saber si apoyo a un futuro gran director de éxito hasta que se estrene la película, pero desde ya os digo que conozco a Luis Endera desde hace un par de años y  siempre he admirado su optimismo, es muy comunicativo, atento siempre y su amor por el cine esta fuera de toda escala de medición.

No se vosotros, pero yo en nuestro cine no solamente quiero buenas películas, también quiero buena gente. Les deseo toda la suerte del mundo porque se lo merecen.

Gordacos Inside

Como seguramente todos (o nadie) recordaréis, en mas de una entrada de este (mi) amado blog, he tenido a bien mencionar a mis queridos Haley, Val, Edward o Marlon, pero lo de Luke Skywalker es nuevo.

El mismo grupo de amigos, llevamos organizando fiestas toga y orgías furries desde que pagábamos la droja en pesetas y, siempre, acabamos dándole vueltas a dos temas IMPRESCINDIBLES:

  1. M. Night Shyamalan…¿genio incomprendido o mediocre al que le sonó la flauta con El Sexto Sentido?
  2. ¿Quién se ha comido a Val Kilmer?

La primera cuestión suele terminar siempre igual, con el fondo defensor (yo)   gritando:  “¡NO HAY MAS CIEGO QUE EL QUE NO QUIERE VER!”, a lo que el fondo sur contesta: “¡BATEA FUERTE, MERRILL!”.  Pero, el caso Val Kilmer evoluciona y crece con nosotros, porque siempre hay un elemento nuevo en la ecuación.

Con el paso de los años, nuestra teoría se ha hecho sólida y, creemos que el mundo ya esta preparado para conocer la verdad sobre el Star System de Hollywood; por eso nuestro querido Heckler se ha ocupado de esclarecer todo el asunto creando un meme  que pasará a la historia (o no, pero le queremos por ello)

Prometheus donde no os llaman

Ya hace unos días que me apetecía escribir, pero no sacaba el tiempo, sobre las  nuevas secuelas, precuelas  y los remakes palomiteros. Soy consciente de que puedo resultar muy cansina con el tema de las expectativas con las películas, ya lo siento,  pero hasta que algo me demuestre que me equivoco, no puedo creer otra cosa.

Primeramente, no me molan mucho las corrientes tendenciosas que leo por las redes sociales -también pasa en grupitos presenciales, pero ahí siempre se puede recurrir a la violencia física. No, es broma. No os peguéis.-, cuando no se han visto las películas de las que hablan o se han visto después de muchos condicionantes que poco o nada tienen que ver con el cine.  Estoy pensando en Prometheus, pero constantemente salen ejemplos nuevos.

El caso es que se habla un montón a partir de trailers, artículos, críticas y entrevistas, de Fassbender caca, de la estafa de Lost, de trajes espaciales feos. Se habla de presupuestos estratosféricos arrojados por el WC. Del destrozo de una saga.  De la exhumación ilegal del cadáver de la reina Alien.  Hay una paranoia, que presupone que se nos quiere engañar, que hay que recuperar una inversión sacrificando la sagacidad del espectador frente al método para dummies, porque todo el mundo tiene que ser capaz de querer ver -y recomendar- la película, con solo medio cerebro.
Se parte de casi todo para emitir una sentencia, menos de esas, normalmente, casi dos horas de metraje, que si tenemos suerte, nos dejarán el modo analítico en stand by.

No quiero decir, evidentemente, que no se puede hablar de todos los aspectos que nos apetezcan, libres somos.  Para mi las connotaciones negativas  vienen cuando lo que se hace es emitir un juicio y/o influenciar a otros con ese juicio. Creo que eso de pontificar, sin meditar si estamos convencidos realmente de lo que decimos o vamos con la corriente, ha hecho de películas quizá no demasiado espectaculares (pero en ningún caso lo que entendemos  por “nefastas”), el blanco de todas las indignaciones, del “están mancillando mi infancia”, “esto no se parece nada al comic o libro” o “el traje no se parece al original, han desvirtuado toda la esencia del personaje y me voy a tirar por la ventana a la primera oportunidad”. Luego no paro de leer por todos lados que se innove, que ya esta bien de lo mismo. Luego cuando se innova nos quejamos de que se pierde la esencia de la cuestión. A ver si nos aclaramos.

Y ahora…¿creíais que defiendo los remakes palomiteros y las secuelas/precuelas?, ¿que solo digo esto porque me moló Prometheus, pese a la puta mierda que la mayoría de gente que conozco afirma que es?. Pasemos al lado contrario. Hablemos de ROBOCOP.

Cualquiera que me conozca mínimamente, e incluso leyendo este blog, puede saber que mi adoración por Paul Verhoeven es incondicional, el trabajo de este señor cambio mi forma de ver algunas cosas y me enseño a no dar nada por sentado cuando se trata de películas, palomiteras o no. Asi que ya podéis imaginar como me ha sentado el susodicho remake, así como  Desafio Total y Starships Troopers que en realidad me duelen menos, por basarse en famosas historias de ciencia ficción, de las que, todo el que quiera puede dar su versión. Yo no los veré, porque soy consciente de mi talibanismo con quién yo llamo “mi maestro”, pero entiendo que cualquiera disfrute con ello.

Robocop, el personaje en si, no me merece ese tipo de lealtad…un policía ciborg, me parece igual de bien que la señora Doubtfire.
Tiene que ver con  lo que a mi particularmente me parece importante, que no es solo lo que se cuenta, sino el COMO se cuenta.
Verhoeven, nos hace percibir de forma intuitiva que, un personaje al que le destrozan literalmente el cuerpo para convertido en otra cosa, es un vehiculo para encerrar otra serie de mensajes enmarcados en sus ya habituales diferencias de clases. No la entiendo como un reflejo de la época en la que se rodó, que ha quedado obsoleto y hace necesaria una renovación, ni  me parece una metáfora del futuro que nos esperaba, se ocupa de mostrar que lo atemporal es lo que tiene que ver con la condición humana. Las sociedades y los principios morales pueden cambiar, el hecho de que todos estamos hechos de los mismos elementos físicos y emocionales básicos se mantiene inalterable. No tiene que ver con lo estético ni con la estructura concreta de una película, no tiene que ver con su éxito o fracaso en taquilla, sino con la huella que deja su creador en ella.

Así que, tras lo dicho, no importa mucho que Robocop, en lugar de ser una bestia metálica, ahora lleve un traje negro “made in MOLAR mucho”.  Sin embargo, creo que un remake pensado para reventar la taquilla y morir como todo blockbuster, solo es innecesario cuando no aporta nada que mejore el original o enriquezca mínimamente la fórmula. No creo en esas reglas de “es que no ha pasado suficiente tiempo…”, solo le pido a un remake/secuela/precuela un mínimo esfuerzo, que no sea cada vez mas plana y burda que la anterior, que no pretenda  reeducarme el gusto, a base de bajar el nivel (sacarina). Pero sea como sea, recuerda, que quizá no eres el target y que siempre estará esa maravillosa película original esperándote.

Another Earth, la mirada del otro somos nosotros

 “Imagina por un momento que tenías un sueño y estuviste a punto de tocarlo. Imagina que experimentaste la libertad y que en tu curiosidad infinita te sentías capaz de mirar cara a cara al universo. Imagina ahora que en la alegría de la fiesta, en medio de toda esa euforia sucede algo inesperado, un instante que lo cambia todo y hace desaparecer esa proyección, tu vida tal como la conocías, se esfuma. Con ella la vida de otras personas que no tenían nada que ver contigo ni con ese sueño que yace ahora, flotando con el resto de motas de polvo brillante, en ese cosmos del que te sentías parte y todo.”

Esto, mas o menos, sería una buena introducción para Another Earth, película que fue proyectada en Sitges 2011, y que si me ha gustado, es quizá, porque es otra de esas películas que nadan en ese caldo de cultivo que es, muchas veces, la ciencia ficción, para diversas historias que tienen como objetivo real ‘colarnos’ cualquier otra cuestión.

Se trata en este caso de un drama bastante introspectivo, que separa dos mundos diferentes, uno con la realidad expresada en aprender de la experiencia, subsanar los errores y aceptar la imperfección, el otro como reflejo ideal de las opciones correctas, de lo que nos gustaría que fuera nuestra vida. Si pensara que Isabel Coixet tiene un seudónimo tendría muchas razones para pensar que se trata de Mike Cahill. Esto lo digo como apreciación personal, podria cambiar esa  fria y húmeda tierra, esos pasillos solitarios por una plataforma petrolifera, a Brit Marling por Sarah Polley y quizá nadie se daria cuenta. O igual si, que sabre yo.

Rhoda, nuestra protagonista, cambia radicalmente su vida y la de una familia a la que no conocía,  justo en el momento en que se descubría un nuevo planeta en una órbita paralela a la tierra, con idénticas características. Como resultado de su fatal error, dos personas pierden la vida y tras pagar a la sociedad con cuatro años de encierro, la chica, emprende la verdadera lucha, esta vez contra su conciencia, contra si misma.

Al mismo tiempo que el nuevo planeta al que llaman Tierra 2, se hace patente, el mundo que conoce sigue plagado de conversaciones intrascendentes, y de vidas que pasan, con mas pena que gloria. Rhoda no olvida sus sueños truncados, pero destila una sensación ajena a todo lo que le queda y las personas que le rodean. Curiosamente vemos a lo largo de la película como esa tierra nueva se acerca, haciéndose mas grande y no acierto a saber, si es de forma metafórica, porque ella se siente cada vez mas lejos de su vida y mas cerca de esa nueva tierra, pero me gusta verlo así.

Por otro lado, ella intenta aligerar parte de su carga de culpa ayudando al superviviente del accidente que provocó, afanándose en reparar el daño causado, pero permaneciendo en el anonimato, amparándose en su deseo de no lastimarle más. Poco a poco, el tiempo que pasa junto a el desata en ella una necesidad imperante de contarle que es la culpable de sus desgracias, liberando así un amor que no puede crecer en el espacio vacío que queda entre la atención que ella le presta y la verdad que él ignora.

Ella debe confiar ciegamente en ese otro mundo, que ya no le es tan desconocido, pues en el momento en el que fueron conscientes de la existencia el uno del otro, se fusionaron, al mismo tiempo que en esa otra tierra 2 sus caminos se bifurcaban. Finalmente, en un completo desinterés por si misma, decide que la solución pasa por reconstruir la ecuación y facilitarle a él la salida de emergencia por la que solo puede pasar uno.

Llegados al final de la película, aún me rondaba una sola pregunta, todavía sin respuesta o mas bien sujeta a interpretación. Si un día nos tuvieramos a nosotros mismos frente a frente…¿que nos diriamos?. 

I will survive

Hace un par de días pase un ratito, que no considero en absoluto perdido, viendo Carmina o Revienta, y quería contarlo aquí, claro, que hace tiempo que no actualizo.

Para quien la vaya a ver, creo que esta película es un ejemplo de distribución, que si bien no me meto en cuestiones de rentabilidad, como público me parece la mar de cómodo y difícil de ignorar de tantas vías como hay para verla, la tenéis en filmin, Ono videoclub y en DVD -y seguramente en chorropocientos sitios más que desconozco-

Tengo que decir que Carmina o Revienta, me pareció bastante amateur, cosa de la que, como defensora de la serie B que soy, no me suelo quejar, pero que se yo…inmediatamente después estaban haciendo Fargo (metacine, vaya) y sus pedazo de PLANACOS en Cinematk y ya la acabamos de lapidar. Dejadme en paz. El caso es que debe haber una razón para que, aunque los chistes escatológicos y el belenestebanismo no me hagan demasiada gracia, esta película me haya dicho algo y me haya gustado. Me reí y todo. Yo, que odio el estilo Torrente con todo mi negro corazón.

Como si de un Callejeros ficcionado -mas-  se tratase y con menos postproducción que Hermano Mayor, Paco León ha hecho una película sobre su madre, que no es ni una sucesión de frases cliché ni tampoco un fiel reflejo de la realidad. Carmina, estandarte del ama de casa coraje de barrio chungo, nos habla con esa valentía que le dan la ignorancia y sus santos. Unos santos, que no son mas que el punto de apoyo necesario para evitar caer en la culpa, humanizarla y excusarla, para defender que el fin justifica todos los medios y sacar adelante a los suyos, a la vez que por dentro se muere de miedo.

La película es cortita, apenas 70 minutos bastan para contar una historia sencilla, que no trata al espectador como un idiota, cosa bastante corriente en multitud de películas que se escudan en el “drama social” para pasar de puntillas sobre el. Para mi ese es el mayor valor de la película y es que no es tramposa en la tarea de empatizar con Carmina.

No te vende realmente nada, es mas bien un regalo. Una ventana por la que observar sin prejuicio de las conclusiones que queramos sacar, no es un modelo de nada, no es un ejemplo para nadie, pero es auténtica y le da totalmente igual si aprendes o no algo de su historia, pues es su vida y es solamente suya.

Como me parece una cutrez poner el trailer ni nada así, os dejo con la gran Gloria Gaynor y su I will survive que da título al post y un toque de glamour a la BSO de Carmina o Revienta.

Orixás y viñetas

He de confesar que no me compro un cómic nuevo desde hace mas de un mes. No es que haya dejado de gustarme leer tebeos, tengo la suerte de que mi pareja se lo compra prácticamente todo y leer de gorra siempre es un placer cuando eres pobre like the rats. Con miles de cosas pendientes de lectura y 20 más acumulándose cada mes, me lo tomo con calma porque se que jamás me lo voy a leer todo -también se que no hay necesidad de leerlo todo-. De todos modos, donde quedan lagunas no hay mas remedio que rellenarlas, los dos últimos tebeos que me compré fueron Tambores de El Torres y Memorias de la tierra de Miguel Brieva.

No os cuento lo de Memorias de la Tierra, porque mi autor favorito quizá sea Brieva y me pondré mucho mas empalagosa de lo normal; Si solo pudiera salvar un libro de mi estantería seguramente sería uno de los suyos. Un día de estos le tengo que dedicar una entrada. Será preciosa. Pero hoy NO.

Nos quedamos con El Torres, uno de los autores que mas me sorprende del panorama nacional y no solo porque sea uno de esos elegidos guionistas que ha cruzado el charco, pues aunque hay bastantes dibujantes españoles trabajando para la industria del cómic USA, parece que no es tan habitual con los escritores. Mi interés por sus historias viene desde el riesgo de hacer género de terror puro. Fantasmas, zombis, vudú, personas atormentadas que se debaten entre el frío escepticismo y el mas allá.

En el caso de Tambores, siendo sincera, es un tebeo que me ha dejado un poco fría respecto a los dos trabajos que ya había leído; El Velo y El Bosque de los Suicidas. En estos dos primeros álbumes, de una narración introspectiva, casi claustrofóbica, se encaja a la perfección el estilo de Gabriel Hernandez y junto con el tratamiento de los personajes, consigue transportarme a la historia con esa inquietud que solo se consigue desde el terror bien construido. Además, admito que siento cierta debilidad hacia El Bosque de los Suicidas, por ser un cómic de terror a lo japonés -en digna representación patria- al estilo The Ring, muy logrado y concebido casi como un homenaje al género.

Volviendo a Tambores, en esta, como en las anteriores se mantiene una linea argumental similar: “Investigación policial de ciertos crímenes ocurridos en extrañas circustancias, con un protagonista atormentado de por medio que es el punto clave y el elegido para que le sea revelada la verdad“.  No le encontré demasiada chicha, además de parecerme excesivamente revelador, previsible si queréis. Tal vez haya influido en mi percepción, el ser un tanto ilusa al creer que, solo por el hecho de tratar el tema que mas me interesa de cuantos ha tocado este autor, sería suficiente para considerarlo una obra maestra. Igual me he pasado con las expectativas. Aún con todo, a mi no me acabó de provocar ese desasosiego incómodo de los dos mencionados anteriores.

No obstante, si tengo que destacar algo de Tambores es el magnífico trabajo de documentación que se desprende de cada viñeta, en cada Orixá, en cada rito y en cada sacrificio; Y aunque haya mezclado la santería con religiones afrocaribeñas es notable el hecho de que se “salte las reglas” con conocimiento de causa, de forma inteligente. El Torres consigue que el Vudú y el Candomblé, no sea solo una excusa para hacer un cómic de terror, con un tema inusual, sino que es la verdadera alma de Tambores e impregna toda la historia como un halo invisible.

Para terminar, diría que no me gusta demasiado que se hagan tan pocos cómics de terror nacional -para mi nunca son suficientes- y encuentro unas carencias terribles, cuando ahora mismo se me ocurren al menos media docena de autores, que podrían aventurarse en el terreno del horror sin despeinarse y seguramente con magníficos resultados. Ojala lo hagan. En mis sueños.  Y si no, siempre me quedaran los benditos japoneses.

Cambio de diseño

He hecho cambios en el diseño de plantilla, menús  y polleces varias del blog, he quitado la aplicación de twitter del lateral, me estorbaba. Y he vuelto al fondo negro, que es mas guay, la verdad.

Lo cierto es que quiero hacerme una cabecera personalizada, pero hasta que tenga -Ganas de hacerla, vaya- se va a quedar la imagen de la plantilla, que podría quitarla, pero NO, porque es mega hortera y va muy bien con todo eso de “a tope con el Boudeville”.  Por cierto, eso de Boudeville profesional viene a colación de uno de mis temas favoritos del último disco de La Casa Azul, asi de tontipoperas están las cosas.

 

Para ser exactos, quería marcar con estos cambios un antes y un después -mas bien un después- en el que acabados por fin los exámenes soy libre todo el verano para escribir todo tipo de chorradas de forma mas regular y no una vez al mes como venía haciendo. Lo prometo. O no. Si. Yo que se:-)